Fabiografía

Leer la Fabiografía te lleva a pensar que ciertamente cualquier tiempo pasado en Madrid fue mejor, a través de sus páginas nos transporta a través de sus recuerdos y su vida a una ciudad rebosante de vida y frescura.

Fabiografía

Fabio McNamara nació un 8 de Enero (1957) al igual que dos grandes estrellas como fueron Elvis Presley y David Bowie, tal vez por eso también tenga algo de genio y figura. Se trata de un artista polifacético, no en vano se ha dedicado al cine, la música, la pintura… Incluso se ha inventado a sí mismo (McNamara es su nombre artístico).

La historia (su vida) está narrada de una forma muy locuaz y entretenida, confieso que saber que estaba detrás de ella Mario Vaquerizo me causaba ciertos prejuicios, sin embargo engancha desde un primer momento, enlazando en forma de trece capítulos con gran habilidad, las diferentes anécdotas y vivencias que tuvo con los artistas del momento como fueron Las Costus, Tino Casal, Alaska y los Pegamoides (gracias a la creatividad de Fabio surgió “La tribu de las Chochoni“), o los rodajes en las primeras películas de un aún desconocido Pedro Almodóvar. Así mismo entre sus páginas podemos encontrar también algunas fotos de la época.

McNamara ha sabido exprimir su vida al máximo, incluso estando al borde de un acantilado debido a su coqueteo constante con las drogas, de las que confiesa estar escarmentado.

Un libro interesante para aquellos que quieran conocer un poco más sobre el Madrid de los 80 y la llamada “movida madrileña”, o descubrir la cara menos conocida de Fabio McNamara.

 

Valoración:   valoracion-4

Wet moon

Wet moon

Libro 1: Paseos lánguidos

Hace unos días descubrí por casualidad el primero de los tomos de Wet Moon, de Ross Campbell (ahora Sophie Campbell), editado por Norma Editorial. Me llamó la atención principalmente la portada, en la que puede verse a la protagonista (Cleo), una joven con pintas de punk o gótica y muy voluminosa. La sinopsis no revelaba demasiado acerca de la historia, aun así me decidí a hacerme con ella y darle una oportunidad, ya que desde el primer momento pensé que conectaría con el personaje protagonista:

“Cleo se lo come. O al menos, eso dicen las pintadas que hay por todo el campus… En realidad Cleo está de régimen, pero se lo salta cuando se angustia, y eso ocurre a menudo. Cleo lleva piercings y va vestida de negro. Cleo es neurótica, tímida e insegura. Cleo es Cleo”.

Sobre la autora, aunque el libro está firmado como Ross Campbell, actualmente podemos encontrar sus trabajos como Sophie Campbell. Se trata de una ilustradora estadounidense creadora de The Abandoned, Mountain Girl, Shadoweyes, Wet Moon y Water Baby,  y que actualmente trabaja en la nueva serie de Jem y los Hologramas para IDW. Hasta el momento, podemos encontrar seis volúmenes de Wet Moon, la autora se encuentra trabajando en el séptimo.

Wet moonLo que me he encontrado en este primer volumen de esta novela gráfica es un grupo de amigas con pintas góticas o punkies universitarias, cada una tiene su historia (ninguna se nos desvela por completo) y su personalidad. Llama la atención que casi todas son bastante voluminosas, y aunque comparten una estética y algunas se parecen un poco en los rasgos faciales, son diferentes entre sí, desde el color de su piel hasta el corte de pelo. También hay personajes masculinos pero por el momento no tienen especial relevancia en la historia, a excepción del intrigante Vincent, de quien podemos intuir que influye y mucho en el estado de ánimo de Cleo aunque no sepamos bien por qué.

Paralelamente a estos inicios en los que Campbell nos muestra la relación entre las amigas y los personajes secundarios, hay una subtrama de misterio, o incluso podríamos decir que de terror, de la cual la autora nos da pequeñas pinceladas y nos deja con la miel en los labios. Aunque no sea la trama principal, parece que poco a poco en los siguientes volúmenes irá cobrando fuerza.

Intercala a veces entre viñetas escritos “recogidos” del diario de Cleo, en los que nos cuenta un poco cómo es y cómo se siente, y nos da una pequeña pincelada acerca de su familia. Además, la autora comienza cada parte o capítulo con un párrafo sacado de alguna canción de grupos como Bella Morte o Azure Ray.

Como colofón, Campbell nos deleita con ilustraciones anteriores de Wet Moon, entiendo que descartadas o de ensayo, y las cinco primeras páginas de lo que originalmente iba a ser el primer volumen de la serie y que quedó inconcluso.

Me han gustado de este cómic los detalles de los personajes (atributos físicos y vestimenta) y ese aspecto oscuro y gótico del entorno y de la personalidad de aquellos. La pega a mi parecer es que las viñetas son en blanco y negro, por lo que no podemos saber los colores que seguramente definan a cada personaje más allá del negro evidente de sus prendas y que probablemente dotaría de mayor personalidad y más vistosidad a la historia. Los diálogos son cortos y directos, y están plagados de toques de humor, de ese humor que puede surgir en cualquier conversación con tus mejores amigas/os. Todo ello ha logrado engancharme, y estoy deseando averiguar qué es lo que se come Cleo y qué sucede con esa subtrama oscura.

Valoración:  valoracion-3

Fahrenheit 451

Ray Bradbury

El título de la novela hace referencia a la temperatura en la escala de Fahrenheit a la que el papel de los libros se inflama y arde, equivalente a 232.8 ºC.

El libro nos presenta una sociedad adormecida y sometida, donde no hay cabida para los libros, donde pensar es un delito y ser feliz una obligación.

Su protagonista, Montag, es uno de los bomberos de una brigada un tanto peculiar, en la que en lugar de mangueras para sofocar el fuego (ya nadie recuerda que esa era antes la finalidad de los bomberos), llevan lanzallamas para provocar incendios y acabar así con aquellos pocos libros que quedan.

Se trata de evitar que aquellos que leen se distingan de los otros y lograr de este modo la igualdad de saberes, impuestos a la censurada sociedad, a través de las pantallas que ocupan las paredes de los hogares. Los habitantes de esta sociedad ya no recuerdan lo que es conversar, pasear o leer…

No será hasta que conozca a su joven vecina Clarisse, una adolescente de tan solo 17 años, considerada una “loca”, a la que le gusta reír, hacerse preguntas y, por qué no, contemplar las flores, cuando Montag se plantee la relación que tiene con su esposa Mildred, una mujer depresiva y absorbida como tantos otros ciudadanos por la televisión y con la que apenas mantiene conversación alguna, o sobre la función del trabajo que desempeña en la brigada de bomberos.

Escrita por Ray Bradbury en 1950-53, nos narra a través de sus páginas una distopía que a pesar de tener más de 50 años, no deja de ser una historia muy actual y una crítica directa al Gobierno y a la ciudadanía, que cobra especial relevancia en nuestros días, en la que cada vez se da más cabida a la tecnología en detrimento de la palabra escrita.

 

Valoración:    valoracion-5

Devuélveme mi noche rota

José Morand

Literatura y música se dan la mano en esta novela del autor valenciano José Morand. A través de sus páginas, haciéndose valer de canciones, discos o cantantes, que darán título a cada uno de sus capítulos, nos irá narrando la que podría ser la biografía de sí mismo, o como él lo llama: un “anecdotario”, y en la que muchos nos veremos fácilmente reflejados. Capítulos donde nos va narrando sin un orden cronológico fijo, valiéndose de la primera persona, retazos de la vida de su protagonista, un profesor de dibujo de secundaria en un instituto de Valencia.

José Morand - Devuélveme mi noche rota
Y así, entre acorde y acorde iremos también siendo testigos de la evolución de la música durante estos años, desde el primer tocadiscos que llega a manos de nuestro aún joven protagonista, hasta los MP3 y la “descarga musical”. Bach, Chris Isaak, Joy Division, Tom Waits o la mismísima Madonna son algunos de los protagonistas musicales que nos irán desgranando la historia. Una historia escrita desde la nostalgia de tiempos pasados que no siempre fueron mejores, pero que son los que sin duda marcaron nuestras vidas.

 

Para los amantes de la música es altamente recomendable, se trata, además de un libro, de una compilación de grandes temas y/o artistas que poder ir escuchando a medida que vamos avanzando en la trama.

valoración

Nos mienten

Eduardo Vaquerizo
La novela de Eduardo Vaquerizo se presenta en un formato muy atractivo, con unas dimensiones físicas estándar y un material de calidad y una portada llamativa y muy sugerente, en la que se nos muestra de fondo las Torres de Madrid. Ya solo con eso deducimos que la historia, una distopía de corte ciberpunk, se desarrolla en la capital, algo que personalmente agradezco, ya que me suelen llegar más las historias que acontecen en nuestro país frente a las que están inspiradas por ejemplo en tierras americanas (algo muy común en las novelas de ciencia ficción o intriga aun estando escritas por autores patrios). Como colofón, la sinopsis da pequeñas pistas sobre lo que nos vamos a encontrar entre sus páginas, lo que hace que queramos saber más sobre la historia.

Nos mienten - Eduardo Vaquerizo

Sin embargo, a pesar de estas premisas, la novela me ha decepcionado bastante, no por la calidad de la pluma de su autor ni por la trama sino porque la mayoría de sus personajes me han resultado extrañamente fríos e impertérritos y no he conseguido conectar con ninguno, ni siquiera con Nora, la protagonista. No me pareció que su frialdad se debiera tanto a un requisito de la construcción de la obra como al hecho de que estén incompletos, sobre todo en el caso Nora, y es que según avanzaba en la trama me iba preguntando si aquella mujer tenía algún tipo de sentimiento o si se limitaba a protagonizar una historia de supervivencia y de supuesta salvación de la humanidad como si solo le importara el porqué de las cosas y no le pesara lo que se iba quedando atrás o lo que perdía en el camino (incluyendo familiares y amigos). De vez en cuando vemos un atisbo de algo parecido al amor en ella, creo que haber aportado un poco de sentimentalismo no habría desmerecido la obra y le habría dotado de mayor realismo y humanidad.

Además de esto, la lectura se me hizo muy tediosa sobre todo a partir de la mitad de la novela. Para mi gusto sobran escenas de batalla que no me aportaron nada a la historia y que hicieron que llegara con desgana a la resolución de la trama.

A su favor he de subrayar el enorme conocimiento de informática que denota el autor y la compleja construcción de los escenarios y el entramado sociopolítico de la época en la que se desarrolla la historia. Además, la escritura es muy limpia y está plagada de multitud de recursos, con una prosa muy cuidada.

 

Valoración:     valoracion-3

Lo que dijo Harriet

Lo que dijo Harriet
“Lo que dijo Harriet” es una novela escrita a finales de los años sesenta que no fue publicada hasta 1972 debido a que se consideró que tenía un argumento demasiado desagradable para la sociedad inglesa de aquella época. De hecho ya en la sinopsis llama la atención que nos introduce la historia asegurando que entre las dos protagonistas existe una relación enfermiza, lo que hace que nos preguntemos a qué tipo de relación se refiere y si esa es la razón por la que se consideró desagradable. Entre sus páginas descubriremos a una narradora adolescente, cuyo nombre no se desvela en ningún momento, y su amistad con Harriet, a quien se nos presenta como “bella, corrosiva y seductora”. Con esta premisa, junto con el título de la obra, podríamos culpar directamente a Harriet de todas las fechorías que se narran en la novela, sin embargo a lo largo de sus páginas descubriremos en quien narra la historia a una chica aparentemente introvertida y solitaria pero igual de retorcida que su amiga.

Lo que dijo HarrietBasado en un caso real, el caso Parker-Hulme, en el cual dos amigas asesinaron de forma salvaje a la madre de una de ellas, en “Lo que dijo Harriet” la autora nos habla no solo de la crueldad de la adolescencia y de la capacidad del ser humano para seducir y manipular a los demás, sino también del despertar sexual, el auto-conocimiento, el brusco paso de la inocente infancia a la adolescencia y la ausencia de la figura instructiva y respetada de los adultos (sobre todo en el caso de los padres de las jóvenes).

La novela comienza por el final y ya desde el primer momento se nos reafirma el título al poder comprobar que la narradora está haciendo lo que le dice Harriet. Esto nos hace pensar que está influenciada por la misma, que así es, sin duda, pero de forma parcial, es decir: según vamos conociendo desde el principio el porqué de ese final, vamos descubriendo en quien nos lo cuenta a una adolescente falta de referentes, introvertida pero a la vez decidida, que incluso mientras nos habla finge ser inocente y no ser consciente de la posible repercusión de sus actos. Una adolescente a quien un joven tilda de “sucio angelito”, mostrándonos así desde fuera (sin que ella nos lo confirme, más bien parece justificarse) ante qué tipo de personaje nos encontramos. Durante la lectura la narradora nos muestra de forma superflua sus sentimientos, no llegamos a adentrarnos en su forma de ser o de sentir, y sin embargo logra que empaticemos levemente con ella gracias al papel que dice desempeñar en la trama. Según sus palabras, de forma indirecta nos apunta a Harriet como la verdadera culpable. Pero ¿hasta qué punto se le puede culpar solo a su amiga? ¿Realmente ella hace de forma inocente todo lo que dice Harriet?

A pesar de haber sido escrita en los años sesenta, y aunque nos muestre la vida en un pequeño pueblo de aquella época, podría ser una historia perfectamente actual, gracias a la prosa directa de la autora, a un argumento cuidadosamente hilado y a unos personajes muy bien perfilados en el caso de las dos protagonistas (el resto de personajes resultan un poco difusos) cuya ambigüedad en la forma de comportarse consigue turbarnos.

Lectura ágil y recomendada que nos hará preguntarnos en qué punto la inocencia da paso a la maldad intencionada.

 

Valoración:     valoracion-4

Extinction

Extinction
Confieso que no supe de la existencia de “Y pese a todo…“, rebautizada como “Extinction“, hasta que anunciaron la película, protagonizada por Matthew Fox y Clara Lago entre otros. Desde un principio la historia captó mi atención, 3 únicos supervivientes tras el final de la III Guerra Mundial y la lucha por la supervivencia, si además aliñamos la trama con zombies, la historia (para los amantes del género) promete… pero al final queda en eso, en una posible promesa, y es que ni los zombies son zombies, se nos presentan como unos seres albinos, alados con ojos naranjas y escamas que a mi parecer no entra en lo que se suele entender por zombie y da que pensar que agregar una Z al título sea para buscar captar a un posible público de un género que lleva ya en alza los últimos años.Extinction
La novela resulta en su conjunto entretenida, y es loable como Juan de Dios Garduño consigue con tan pocos personajes trazar una historia, que aunque predecible y en algunos momentos demasiado típica, mantiene un buen ritmo hasta el final.
La adaptación a la gran pantalla resulta bastante lenta, y aunque no es tan predecible, no llega a enganchar apenas.

 

Valoración:     valoracion-3

Un hombre detrás de la lluvia

quinones

Aparentemente, el libro podría ser la biografía de alguien a quien se le encargó matar a un hombre y no lo hizo, así reza al menos la sinopsis, pero entre sus páginas nos encontramos algo más enmarañado de lo que podríamos esperar, una historia en apariencia sencilla que da vueltas sobre la vida y la muerte, el amor, las dudas, la lluvia… Luis Quiñones, el real o una especie de alter ego inventado, eso quizá no importa, comienza contándonos un poco sobre él mismo para aclararnos cómo contactó (ficticia o realmente) un tal Oswaldo Mitto con él para que escribiera sus memorias. Así, a lo largo de sus páginas se entremezcla pasado y presente, recuerdos de un viejo Oswaldo, pensamientos actuales y deducciones del autor, que alterna supuestas conversaciones con su interlocutor y pensamientos propios con el relato de lo que éste asegura que sucedió, como si transcribiera directamente unas grabaciones.

Luis Quiñones - Un hombre detrás de la lluvia

A Oswaldo Mitto Zuloaga el gobierno chileno le encargó matar a un tal Ricardo Reyes y no lo hizo. El porqué es uno de los grandes interrogantes que esconde esta novela, que nos ofrece pequeñas dosis de sinceridad con profundos silencios que nos mantienen en vilo. Quién es Ricardo Reyes y qué pinta una tal Juliette Binet en esta historia, por qué Oswaldo no aprieta el gatillo de su pistola, por qué se esconde bajo la lluvia y observa como si fuera invisible al hombre al que debería matar, y qué opina el autor, su biógrafo, el propio Luis Quiñones, sobre la historia de la que le hace partícipe un anciano al que no conocía de nada.

<<No creo que sea un loco. Pero siento que Oswaldo vive sumido en una obsesión, aprisionado por un pasado del que no ha podido salir aún>>.

Con un lenguaje muy rico en matices, ágil y descriptivo en su justa medida, el autor nos traslada al París de mediados de los años treinta, al poco de estallar la Guerra Civil Española y previo a la Segunda guerra Mundial; sus palabras transmiten cierta melancolía hacia esa ciudad que junto a las dudas y sentimientos que el viejo Oswaldo no sabe muy bien expresar, nos lleva directos a esas calles oscuras y mojadas, con el frío del final de la primavera. El escritor, biógrafo, nos habla en primera persona del presente porque transcribe lo que sus grabaciones han recogido, y aunque no suele llegarme mucho ese estilo narrativo en el que el narrador se dirige al lector directamente, a lo largo de la novela Luis Quiñones ha conseguido que me sentara a la mesa junto a él y Oswaldo Mitto para escuchar atentamente su conversación, como espectadora silenciosa y atenta, participando incluso en los planteamientos del escritor, como si los compartiéramos.

<<Soy incapaz de comprender ese estado de ánimo ambiguo que muestra, tal y como si aún estuviera escondido bajo la lluvia>>.

Debo reconocer que París no es una ciudad que en su día, cuando la visité, me enamorara, ni aun hoy es un destino al que pretenda volver, quizás por eso la novela no me ha llegado tanto como podría haberlo hecho de sentir esas calles como propias; sin embargo, he de reconocer que Quiñones consigue trasmitir al lector esa melancolía, ese ambiente bohemio, el olor de sus calles tras la lluvia, y sobre todo, la vorágine de pensamientos y de unos sentimientos que Oswaldo no es capaz de expresar pero que nosotros, los lectores, podemos perfectamente comprender e incluso sentir.

En definitiva, una novela de lectura ágil pero intensa, plagada de frases dignas de ser subrayadas, con pequeñas dosis de misterio y también sorpresas, y que deja un sabor agridulce en la boca tras acabarla.

Valoración:   valoracion-4

El proyector del Todopoderoso

circulo

 

El proyector del Todopoderoso, una novela o cuento en el que su protagonista, Víctor, un niño de 8 años, se verá involucrado en la lucha entre el Bien y el Mal (representados por Daldoem y Jeshdoem, los hijos del Todopoderoso) para salvar a la humanidad. La historia transcurre en un pequeño puerto pesquero El proyector del Todopoderosollamado Estrella de Mar, un lugar descrito con gran acierto por el autor haciendo llegar a percibir al lector ese olor a salitre y mar tan característico de estos lugares. La llegada del nuevo farero, José Sotomayor, dará lugar a una serie de descubrimientos y aventuras para su pequeño protagonista y su mejor amiga, Lidia.

Se trata de una historia entretenida, de fácil lectura, que habla sobre la fe, la diferencia entre el bien y el mal, y trata de hacernos plantear el papel actual de la humanidad y el trato que dispensamos al planeta tierra.

Sin embargo, así mismo también nos encontramos ante un libro autopublicado, con errores gramaticales, donde se mezclan el tiempo pasado y presente en una misma oración, con ciertos vulgarismos (palabras no reconocidas por la RAE), falta de comas o bien mal posicionadas… situación que nos lleva a plantearnos acerca de si es bueno que los autores puedan autopublicarse y hasta qué punto no debería haber un cierto filtro para tratar de evitar que historias que pueden gustar en mayor o menor medida acaben ensombreciendo su lectura debido a estos errores.

 

Valoración:    valoracion-2

Foto movida

Miguel-Mena
Foto Movida nos transporta a través de sus 311 páginas a la España de la Transición, concretamente nos sitúa en su capital, Madrid, en 1983, en plena efervescencia de la llamada “movida madrileña”. Su protagonista, el inspector Mena, nos irá describiendo a medida que investiga la muerte de una joven en uno de los locales de moda, el ya mítico Rock-ola, las inquietudes de los jóvenes de la época y de una sociedad, la española, que si bien está deseosa y expectante ante los posibles cambios que se avecinan tras la represión del franquismo, nos demuestra que no ha cambiado tanto en estos últimos 20 años.
El autor nos mueve con gran acierto por las calles de Madrid, sus bares, sus locales de fiesta, sus gentes, y nos relata cómo era el ambiente en aquella época, donde las drogas (heroína, speed, anfetas, ácidos, etc..) y la música eran la gasolina de unos jóvenes que anhelaban libertad y experimentar, sin llegar a ser conscientes de los peligros que les rodeaban.
Se trata de una novela principalmente policíaca, además de la investigación por el posible asesinato, también seremos testigos de los atentados de la época por parte de la banda terrorista armada ETA en la que el inspector se verá involucrado y del nacimiento de los GAL.
mmena
¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? Ciertamente en lo que a musicalmente se refiere parece ser que sí, un Madrid en los 80 que desbordaba creatividad con grupos nacionales como Golpes Bajos, Loquillo y los trogloditas, RadioFutura, etc… y recibía a los grandes del momento, The Police, Rolling Stones…

Lectura recomendable tanto para los que añoran esa época como para aquellos que sienten curiosidad por saber un poco más de lo que sucedió en nuestro país en aquellos años.


Valoración:     valoracion-5